Pandemia y regreso a clases:
Herramientas y estrategias para acortar brechas

Iniciativas pedagógicas que apuntan a resolver los desafíos surgidos a raíz del Covid-19.

Tras dos años de pandemia, el regreso a las aulas ha dejado en evidencia la urgente necesidad de abordar los desafíos pedagógicos y socioemocionales de los estudiantes, así como también de los diferentes integrantes de las comunidades educativas.

El Magíster en Dirección y Gestión Escolar, de la Escuela de la Administración de Servicios, debutó en marzo de 2020 con una malla curricular renovada, que justamente incorporaba contenidos que cubren las necesidades de la nueva realidad que viven los colegios.

“Sin saber que venía la pandemia, habíamos trabajado en innovar el currículo del magíster anterior y fue maravilloso, porque dio respuesta a los desafíos que existen hoy”, comenta Marlene van Bebber, directora del programa, quien detalla que dentro de los contenidos que se incorporaron están, por ejemplo, la prevención y gestión de crisis y el coaching.

Marlene van Bebber, directora del Magíster en Dirección y Gestión Escolar.

“Sin saber que venía la pandemia, habíamos trabajado en innovar el currículo del Magíster anterior y fue maravilloso, porque dio respuesta a los desafíos que existen hoy”.

“Se abordan distintas temáticas que apuntan a promover el bienestar de las comunidades educativas desde diferentes aspectos como el cuidado de la salud mental y prever situaciones de riesgo en los alumnos. En el caso del coaching, tuvimos la posibilidad de conocernos más como personas y profesionales y ser acompañados individualmente para poder avanzar en propósitos concretos de nuestro rol. Esto fue esencial para enfrentar de mejor manera la situación que se estaba viviendo en las comunidades educativas a causa de la pandemia, añade Marlene van Bebber.

En junio de este año se graduó la primera generación de este magíster, compuesto, en su mayoría, por docentes, coordinadores de área o ciclo y directivos de colegios. Macarena Estrada, profesora de Educación Física y secretaria de Estudios de Pedagogía en Educación Física en la Universidad San Sebastián, es una de ellas. Hasta agosto de 2021 estuvo trabajando en un colegio municipal de Lo Barnechea, por lo que le tocó presenciar directamente el impacto de la pandemia en los estudiantes.

“El Magíster logró anticiparse a lo íbamos a vivir y nos enseñó, de manera clara y precisa, cómo abordar las dificultades. En innovación vimos que existe una amplitud de espacios pedagógicos y medios tecnológicos que pueden favorecer los aprendizajes en todas las edades. La pandemia nos obligó a buscar nuevas tecnologías, el magíster nos fue dando respuestas y las pudimos ir aplicando de inmediato”, cuenta.

RECONOCIMIENTOS POR MEJORAR LA LECTURA

En paralelo, la Facultad de Educación ha colaborado con otras iniciativas pedagógicas que buscan fortalecer las capacidades lectoras y matemáticas de los alumnos.

Por ejemplo, el proyecto de innovación social Dialect, desarrollado por las académicas Pelusa Orellana y Carolina Melo, fue puesto a disposición de los colegios. Dicha plataforma, por la cual ambas profesoras fueron distinguidas con el Premio de Innovación Avonni 2021, permite medir las habilidades lectoras de los niños.

“Es una herramienta autodirigida, a la cual los colegios se conectan y los estudiantes desarrollan las pruebas a su propio ritmo, casi como si fuera un juego. Esto permite rastrear su vocabulario y comprensión lectora, y le entrega al niño y al profesor instancias de ejercitación para mejorar su proceso de aprendizaje”, explica Pelusa Orellana.


Las académicas Pelusa Orellana y Carolina Melo fueron reconocidas con el Premio Avonni 2021, por los avances de su proyecto Dialect, que mide habilidades lectoras en niños.

A la luz de esta iniciativa, Carolina Melo se adjudicó un Fondecyt para realizar un estudio de medición de las habilidades lectoras de niños de kínder a cuarto básico y analizar cómo fueron afectadas durante la pandemia. “Tenemos una gran base de datos proveniente de Dialect antes de la pandemia y este año haremos una medición en los mismos colegios para hacer la comparación. Es un universo de tres mil niños, que agrupa a colegios públicos, subvencionados y un par de establecimientos privados”, añade Carolina Melo.

Otra línea de trabajo -en coordinación con la Subsecretaría de Educación y el Centro de Perfeccionamiento, Experimentación e Investigación (CPEIP)– fue diseñar e impartir cursos online para 4.500 educadores de párvulos y profesores (prekínder a segundo básico), los que incluían herramientas didácticas, disciplinarias y emocionales que les sirvieron de apoyo durante el proceso educativo y para enfrentar el regreso a clases presenciales.

4.500

educadores de párvulos y profesores de Chile participaron en los cursos de priorización curricular impartidos por la Facultad de Educación y el Mineduc.

FORMACIÓN INTEGRAL Y STEM

Este año egresa la primera generación de 35 profesores de educación básica y 30 educadoras de párvulos con alguna de las tres menciones: Ciencias Integradas (STEM), Humanidades Integradas y Enseñanza del Inglés. “Esta oferta de menciones es una innovación y una apuesta muy atractiva, que responde a las necesidades actuales. La pandemia dejó en evidencia la necesidad de innovar en las prácticas docentes, priorizar contenidos clave, buscar sinergias… Es importante acercar a los futuros profesores y educadores a una forma de concebir el proceso de enseñanza y aprendizaje más integral”, comenta Christine Yeomans, directora de Formación Didáctica de la Facultad de Educación.

También aporta en esa línea el Diplomado en Educación STEM (Science, Technology, Engineering and Mathematics) para Educación Parvularia, Básica y Media, iniciativa conjunta con la Facultad de Ingeniería y Ciencias Aplicadas, que permite a los profesionales alcanzar un aprendizaje más profundo. “Con o sin pandemia, el diplomado está pensado en entregar un entorno donde son bienvenidas la reflexión, las nuevas conexiones, “pensar fuera de la caja” y donde se incorporan aplicaciones que dinamizan la relación y facilitan el trabajo remoto”, comentan María Trinidad Sánchez y Matías Recabarren, directores del diplomado.

Por: Paulina Salcedo